martes, 2 de mayo de 2017

Actividades que no generan valor en los procesos


Aunque desde hace mucho se viene escribiendo de manera frecuente acerca de lo que es la creación de valor, mi propósito no es escribir más acerca de este tema. Sin embargo, quiero generar una reflexión acerca del porque existen e incluso promovemos actividades que no generan valor.


Aunque no soy psicólogo, ni humanista de formación, veo que la simplicidad y practicidad la aplicamos para muchas cosas, pero no en las Organizaciones, nos encanta complicar las cosas y más aún generar acciones las cuales mitigan riesgos no reales, más si infundados en las relaciones interpersonales. Un caso típico es la realización de copias de documentos, archivos y "backup" de gestiones realizadas con un costo físico y en horas impresionante, ¿porqué?, porque el jefe me lo puede pedir y no quiero que me tomen por sorpresa, porque mi compañera es odiosa y puede generar discordia con otros y yo mejor me cercioro de tener "todo al día".... Así sucesivamente puedo nombrar muchas situaciones.

En días pasados en visita en una empresa de la región, pequeña pero con alcance nacional, revisando una información para mejorar sus procesos, veia una serie de acciones, registros y tareas las cuales no sirven para nada, al preguntar los motivos por los cuales se idearon y se realizan en la actualidad. La respuesta fue sorprendente: Relaciones Interpersonales no sanas.

Las relaciones interpersonales, las "agendas ocultas", complican la gestión organizacional, es por ello que si queremos mejorar los procesos y ser mucho más productivos cómo organización se debería invertir en acciones para mejorar las relaciones interpersonales en un marco sano en el cual podamos juntos independientemente a las formas y maneras de ser podamos trabajar y alcanzar resultados de manera conjunta. Hoy se habla mucho de liderazgo, pero ¿donde se ha dejado aquello de "amar al prójimo"?. 

No hablo de un tema religioso, pero si en comprender que una de las necesidades que tienen las organizaciones es tener relaciones sanas y responsables, para ser productivas. Por allí derecho ayudamos a la sociedad que tanto la necesita. Las personas, son personas, imperfectas y siempre fallarán. Debemos aceptar las personas por lo que son, personas con cualidades, competencias, pero también con imperfecciones. Allí es donde precisamente el liderazgo es crucial para influenciar de manera positiva los comportamientos no adecuados o que pueden limitar los cargos o los procesos.

Amigo lector, ser honesto y creer en las personas se ha perdido como unos de los valores que nuestros abuelos y padres creyeron y ayudaron a construir grandes organizaciones, hoy se esta construyendo valores enfocados en los resultados y los números y no en las personas y todo ello se ve reflejado en organizaciones improductivas y lentas.

Ahora bien, este es un pensamiento el cual muy seguramente debe contar con cifras y datos que lo respalden, pero lo invito a que analice un poco mis palabras y hallará algo de verdad en ello. La reflexión del día de hoy es, cómo puedo mejorar y ser mejor, cómo puedo tener relaciones en mi trabajo que sean sanas y edificantes las cuales puedan producir grandes resultados.

Espero poder contar con tus honestos comentarios y construir ideas acerca de este pensamiento.

martes, 25 de abril de 2017

Sobrecarga Laboral?, procesos mal diseñados o colaboradores con falta de competencias

Actualmente las Organizaciones están viviendo situaciones las cuales cada vez son más frecuentes y el síntoma que se menciona en cada una de ellas es “Sobrecarga Laboral”. Una de las preguntas que cómo consultor o líder en la gestión son: El proceso está mal diseñado? O el colaborador no cuenta con las  competencias necesarias?. 

Si bien, cualquiera de las dos anteriores opciones pueden ser ciertas, en muchos casos al analizar detalladamente los procesos y las competencias se pueden hallar brechas. Sin embargo al analizar detalladamente las actividades y tareas desarrolladas se evidencia en la gran mayoría de casos que indiferente a los cargos, se desarrollan elementos que no generan, ni agregan valor alguno a la gestión. En gran parte de los casos son actividades ideadas y desarrolladas de manera autónoma y en una menor proporción las designadas por una autoridad superior.


Es allí que en mi experiencia personal y profesional he venido viendo que el ser humano tiende a “complejizar” las cosas, eso si, nunca con el animo de sabotear el proceso o los resultados de la Organización, pero si, con la intensión de mejorar la gestión. Alli es donde sale a relucir nuestra naturaleza creativa y la necesidad de hacer mejor las cosas, pero, ahondando un poco más en el tema en cuestión, me hecho el siguiente cuestionamiento, ¿Qué mecanismo existe para evitar que la Organización pierda recursos y competitividad?.

La primera respuesta que se me vino a la mente fue la Estandarización, por otro lado, si bien existen elementos tecnológicos que me permiten automatizar actividades y manejar una estándares es en aquello no medible y no monitoreable donde empieza a “complejizarse” y usualmente muy orientado al control y al mantenimientos de registros. Cómo tal no he hallado un método en especial y puntual para hacer frente al tema y evitar que ello avance. Aunque existen herramientas tales como Lean Six Sigma, estas pueden funcionar muy bien o en algunos casos quedarse cortas.

En mi experiencia personal una de las actividades que he considerado más que necesarias es volver al principio de los estudios organizacionales en donde se toman tiempos y se analizan los movimientos, los análisis de carga laboral y análisis de proceso (independiente a la herramienta) siempre y cuando se tenga una mirada no de control y estandarización, pero si desde el cuestionamiento acerca de que valor agrega determinadas actividades “subnormales”. 

El ser humano es complejo y maravilloso y por ello considero necesario para no perder competitividad en las Organizaciones. Ahora bien, que opinas tu?